Cómo obtener el costo real de hacer una receta

Cómo obtener el costo real de hacer una receta

La repostería es una de las actividades laborales más antiguas pero hoy en día se ha convertido para mucha gente en el objetivo de trabajo que piensan, les permitirá obtener ingresos de manera constante y descomunal. Sin embargo, mucho emprendedores no tienen ni la menor idea de cómo asignarles el precio de venta a sus postres. Entonces, toman como base el precio del competidor y le imputan el mismo a lo que venden sin saber si están perdiendo o ganando.

Para evitar que te pierdas en el mar de pérdidas y ganancias, te muestro a continuación un propuesta muy sencilla de cómo sacar el costo de tus materiales y cómo asignar el precio de venta.

Para empezar, ve por la receta que deseas elaborar, consigue papel, lápiz y una calculadora.

Haz una tabla  con siete divisiones en las que pondrás de título en cada columna lo siguiente:

  • Producto
  • Medida
  • Costo
  • Unidades
  • Costo
  • Necesito
  • Costo

Si gustas, ve hasta abajo y checa el ejemplo para que sepas bien lo que vamos a hacer.

Toma tu receta y empieza a vaciar los datos

  • Producto: En esta columna escribe de uno en uno el nombre de cada uno de los ingredientes de tu receta. Sin cantidades ni porciones.
  • Medida: Aquí vas a poner la unidad de medida en la que te venden cada uno de los ingredientes. Por ejemplo, la harina y el azúcar te lo venden por kilos, la leche por litros y algunas cosas como las frutas en almíbar te las venden por latas. No importa que en la descripción del producto de la fruta diga que son equis cantidad en gramos, este tipo de cosas se toman como “latas”.
  • Costos: Este es precio al que te dan el kilo, el litro o la lata.
  • Unidades: La cantidad de piezas o la unidad mínima de medida de cada uno de los ingredientes. Por ejemplo: el huevo se mide por piezas mientras que la leche se mide en mililitros. Aquí escribirás 1,000 ml. Esto te permitirá sacar los costos más exactos.
  • Costo: Aquí podrás el resultado que obtendrás de dividir el costo de la medida entre la cantidad de unidades. Por ejemplo: El kilo de huevo cuesta $54.00 y contiene alrededor de 18 piezas por cada kilo. Entonces, el resultado es que cada pieza de huevo cuesta $3.00
  • Necesito: En este espacio escribe la cantidad de cada ingrediente que te pide la receta.
  • Costo: Por último, multiplica la cantidad que necesitas por el costo de cada unidad. Por ejemplo: necesito 2 huevos y ahora sé que cada huevo cuesta $3.00. Entonces, el resultado será $6.00

Tips:

1 – Consigue al menos 3 proveedores de cada producto y anota el costo  empezando por el más caro. Tienen que ser proveedores con los que puedas contar casi con seguridad y lo más a manos posible. Si tienes más de 3 pues es qué mejor.

2 – A la hora de cotizar una receta, vas a tomar en cuenta el precio del proveedor que te da más caro, ya que si tomas en cuenta el más barato y éste no puede surtirte por cualquier razón tendrás que ir en busca de los otros y con seguridad tendrás pérdidas.

3 – Cuando se trate de un pedido especial en el que la receta incluye un ingrediente que tú no usas con regularidad  como por ejemplo, la piña en almíbar que viene rebanada y enlatada, aunque la receta requiera nada más 5 rebanadas, tú deberás incluir en la lista de costos la lata completa.

Pero la cosa no para aquí. además de los ingredientes que requerimos también utilizamos otras cosas como gas, luz, utensilios, papel encerado o aluminio, agua, vas al mercado por las cosas y normalmente pagas gasolina y estacionamiento o pasaje si es que vas en camión. También recuerda incluir el empaque que usarás para entregar porque da muy mal aspecto que los alimentos estén al descubierto.

Es muy complicado asignarle un costo exacto al gas, la luz y el agua corriente, por eso, te sugiero que le asignes una cantidad estándar por cada vez que hornees. Para mayor facilidad, puedes establecerlo en minutos. Por ejemplo: $0.20 por minuto que estés  haciendo uso de cada servicio (en el caso de la luz y el gas) . Tómate tiempo desde qué hora entras a la cocina, a qué hora prendiste la luz, si no lo hiciste pues ya es dinero que te ganaste porque siempre de los siempres vas a cobrarlo, ya que no vas a estar cotizando una y otra vez la misma receta. Así nos quedaría:

Gas

  • Tiempo de precalentado del horno
  • Tiempo de horneado de cada receta

Luz

  • Tiempo de uso de la batidora
  • tiempo que estuvo prendida la luz
  • Tiempo de uso del microondas

Por cada minuto que usaste cada una de estas cosas vas a poner $0.20 al costo del producto

Agua

Si es agua de garrafón esta puede ser incluida en nuestra tabla de costos que hicimos al principio, ya que tiene un valor específico y además sabemos perfectamente cuanto utilizamos para hacer la receta.

Al agua corriente podemos asignarle tal vez $5.00 por cada postre diferente que hagas. Por ejemplo; Te piden el mínimo de cada uno uno de los sabores de cupcakes que haces, vainilla chocolate y terciopelo rojo. Son $5.00 por cada sabor. Porque puede que te los pidan todos el mismo día, o para diferente día, Si son el mismo día, pues ya la hiciste porque puedes usar menos trastes pero ya está incluido en el costo que le diste al cliente, Claro que si te piden 50. del mismo sabor también le vas a cobrar solo $5.00 porque gastaste más o menos la misma cantidad de agua para lavar las herramientas.¿O tú no lavas los trastes?

Transporte

En el caso del transporte asigna también una cantidad estándar. A menos de que estés cotizando una receta única o con un ingrediente distinto el cual te implique hacer un recorrido extra, entonces si lo vas a cobrar como tal en la cotización.

Como puedes darte cuenta, el hacer un postre no es tan económico como muchos creen. Y la razón por la que piensan que es barato es porque no toman en cuenta muchos de los factores como el agua o la luz que de todos modos se tienen que pagar porque los consumes, hay un incremento en tu recibo, por mínimo que sea, sólo que al principio no lo notas. Es visible hasta que tu negocio comienza a crecer, es entonces cuando ya te das cuenta que está habiendo pocas ganancias, entonces, quieres aumentar el costo del postre y obviamente a los clientes no les late. Habrá quien siga comprándote pero la mayoría no lo hará. Por eso te recomiendo que aunque te asuste que tu precio sea igual al de los demás, cobra lo que debe de ser desde un inicio y te evitarás decepciones más adelante y tu negocio será de los que tendrán un poco mas de probabilidades de sobrevivir de entre tanta competencia.

 

 

Deja un comentario