El cliente no siempre tiene la razón

Así es, por mucho que lo hayas escuchado en todos lados; el cliente no siempre tiene la razón pero no tenemos qué decírselo, entonces ¿Qué hacemos con nuestros clientes cuando nos enfrentamos a una situación complicada con algunos de ellos?

Sé perfectamente que no soy ninguna autoridad para decirte como manejar tu negocio y mucho menos cómo tratar a tus clientes. Lo único que deseo es compartir contigo cómo es que hago para salir lo mejor librada de una situación complicada en la que sé que tenga o no tenga la razón la otra persona, el objetivo es no afectar de manera negativa a mi negocio.

Escucha y cállate

Pon atención a lo que dice el dice, atentamente escucha cual es su punto de vista y sobre todo, identifica cómo es que se siente. La mayoría de las veces no se trata de algo material ni de dinero sino del estado de ánimo al cual llegó esta persona con lo que sucedió. Evita interrumpir aunque sientas la terrible necesidad de hacerlo para defenderte, de esta manera lograrás que tu interlocutor baje su nivel de ansiedad porque lo que busca en primer lugar es desahogar su pensamiento. Entiendo que hay quienes ponen a prueba nuestra paciencia pero aquí tienes más tú que perder que la otra parte.

Jamás le digas al alguien que se tranquilice

Esta es la causa de las peleas más épicas del mundo. Al pedirle al otro que conserve la calma lo estás limitando e incluso puede llegar a sentirse invalidado. Deja que suelte un poco de lo que tiene para decirte y encuentra el momento oportuno para ir bajando la intensidad de la discusión. Hazlo gradualmente. Evitarás que la persona se sienta que lo tachas de loco aunque hay gente que si actúa así pero no es conveniente para ti que crea que tú lo piensas.

Ponte en su lugar

Sentir empatía por los demás nos ayuda a tener una perspectiva más clara acerca de cómo ven los demás las cosas y nos permite encontrar una solución que pueda convenir a ambas partes. Considero que se puede llegar a un mejor acuerdo, Al menos a mi así me ha pasado.

Identifica el problema

Saber exactamente cual es la problemática nos da la oportunidad de encontrar soluciones viables con la cuales podría quedar más contento el cliente. Sin embargo, también es de suma importancia identificar si estamos ante una persona que simplemente pelea por deporte y sus peticiones más un capricho para tranquilizar su ego. A estas personas no queda más que ofrecerles una disculpa y dejarlos ir. En mi experiencia, estos jamás se han llegado a convertir en buenos clientes sino en dolores de cabeza seguros porque siempre quieren más y creen que han encontrado la manera de manipularte para conseguir lo que desean.

No regañes. Orienta

Una cosa es dejar muy claras las reglas de tu negocio y dar a conocer en donde hubo un malentendido y otra muy distinta es tratar de educar al cliente. Tú puedes decirle como funciona la dinámica de compra y venta a alguien pero es esa persona quien decidirá si la acepta o se retira. No discutas por cosas innecesarias y evita intentar convencer de que eres tú y nadie más que tú quien tiene la razón, podrías terminar en un pleito personal. Recuerda, tú tienes más que perder.

Si es necesario disculparte, hazlo

La humildad para reconocer nuestros errores no es una debilidad en los negocios. Personalmente creo que es una virtud. Pedir una disculpa si fue mi error me ha dado mucha tranquilidad. Con el tiempo he entendido también que no porque la pida me la concederán pues ni modo, a veces no se puede ganar y es válido también.

Ofrece soluciones

Puedes preguntarle al cliente qué lo podría hacer sentir mejor y así poder evaluar si está dentro de tus posibilidades el darle lo que pide para que se valla satisfecho. En ocasiones piden mucho menos de lo que estábamos pensando en ofrecerles o algo que ni siquiera habríamos imaginado. A veces nos complicamos las cosas nada más en la mente.

Conserva la calma siempre

De verdad, tenemos más que perder nosotros que los clientes. Claro que eso no significa que tengamos que soportar insultos y groserías por ganarnos unos cuantos pesos o que no hablen mal de nosotros. En estos casos yo lo que hago es pedir una disculpa y retirarme. Necesito el dinero pero no hay necesidad de perder la dignidad por unos pesos.

Espero estos consejos puedan servirte de algo. Si tienes alguna pregunta no dudes en dejar un comentario o escribirme en mis redes sociales.

Te deseo éxito en todo lo bueno que hagas

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

 

 

 

Autor entrada: be81-jk01-ch3

Deja un comentario