Elige el mejor nombre para tu marca

Elige el mejor nombre para tu marca

A la hora de darle un nombre a la marca de nuestros sueños, es donde nos encontramos con una gran pared porque queremos que sea un nombre tan especial y hermoso que divagamos de más y terminamos por perdernos. Aquí te dejo algunos consejos que te pueden ayudar para decidir cuál será el nombre de tu negocio. Relájate y sé objetivo

El nombre es uno de los puntos críticos para que una marca tenga éxito o no. Así que tómate un tiempo

Piensa primero en nombres que te gustan, no importa si van de acuerdo a al producto o no, sólo ponlos en la mesa para que puedas verlos más claramente y estés seguro de que son o no viables. O sea, para que te saques la espinita y no esté ahí dando lata en tu cabecita. Te servirán para la lluvia de ideas.

Ahora piensa en nombres que describen al producto o servicio que vendes. Por ejemplo; Tito Zapatito, La cocina de Martha… ¿Qué se yo?

Recuerda que estamos explorando posibilidades y que a veces la que menos nos imaginamos resulta ser un hit. Por el momento no eches nada en saco roto, Ve haciendo columnas de nombres. Al final puede la parte de uno se fusione con la mitad de otro y salga la propuesta ganadora.

Posteriormente selecciona nombres que crees que podrían funcionar aunque no describan como tal a tu producto o servicio e incluso que tal vez no te gusten tanto.

Si me vas siguiente deberías tener tres columnas que espero sean algo largas para tener de donde elegir pero si no lo son, no importa. También funciona. Vamos entonces al proceso de eliminatoria.

Primero tacha todos los nombres difíciles de pronunciar. Estos no nos sirven de nada ya que la gente les cambiará el nombre para que suene más sencillo por miedo a verse ridiculizados ante los demás por no poder decir bien la palabra.

Después tacha los nombres demasiado largos. Vivimos en la era comercial en donde hay muchísimas marcas para que venden un mismo tipo de producto por lo que el ojo tiene más chamba a la hora de reconocer nuevas imágenes y para que el cerebro decida guardarlas y recordarlas, tienen que ser simples y sencillas de traer a la memoria inmediata.

En este momento seguro eliminaste más de la mitad de la lista. Al menos eso espero…

Con los nombres que te quedaron, imagina que tú eres el posible cliente y piensa con cuales de esos nombres asociarías el producto o servicio que vas a ofrecer. Pueden ser varios. Repásalos varias veces en voz alta diciendo: -Mañana iré a comprarles huaraches a las niñas a Tito Zapatito.  O imagina que alguien te pregunte donde pueden comer comida típica mexicana y que tú contestas. – En la cocina de Martha. Hazte preguntas de la vida diaria, lo haces todo el tiempo y te las hace la gente. Los nombres que no te suenen bien después de varias preguntas, elimínalos.

A estas alturas te quedan muy pocos. Si necesitas ayuda te sugiero que si vas a preguntarle a alguien cómo suenan, evites hacerlo a personas que no tengan idea del negocio porque las personas que solo compran jamás realizan un proceso de selección de las marcas que comprarán de manera consiente. Y ya si de plano tres nombres te encantan y consideras que funcionan entonces si pregunta a amigos y familiares cuales de estos creen que va mejor. Pero por favor,  fíjate que sean personas que si no fueras tú quien vende ese producto, de cualquier forma podrían ser tus clientes. No le preguntes a tu tío de botas, caballo y sombrero cual nombre le agrada más para tu negocio de mesas dulces. Es posible que te conteste al azar para quitarte de encima.

Se muy juicioso y mesurado para la elección del nombre. Recuerda que el objetivo es que la marca crezca y conforme lo vaya haciendo, será más complicado el llamarla por otro nombre porque sería volver a empezar y las personas dejarían de identificarla. Es más sencillo cuando está en pañales para hacerle modificaciones. Pero te sugiero que mejor estés seguro desde un inicio.

Espero que la información aquí expuesta te sea de mucha ayuda. Déjame tus comentarios. Nos leemos pronto.

Te deseo éxito en todo lo bueno que hagas

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

Deja un comentario