Vender muy barato sale bastante caro

Vender muy barato sale bastante caro

Es posible que estés iniciando tu negocio y pienses que vender tus productos a un precio más bajo que el que ofrece tu competencia te dará la ventaja sobre ella. Desafortunadamente no es así. Recuerda que el que por precio llega, por precio se va.

Cuando estamos empezando a darle forma a ese sueño de tener nuestra propia pequeña empresa es cuando más vulnerables somos y por la misma razón, cometemos muchos errores. El más común es no calcular correctamente nuestros gastos de producción y desconocer los cilos de venta de los productos. Omitimos gastos como la gasolina y pago de estacionamiento cuando vamos a surtir, los pequeños insumos como impresiones y demás papelería e incluso, nuestro sueldo. Si querido lector, aunque trabajemos en nuestro propio negocio, es necesario adjudicarnos un sueldo. Pero eso te lo contaré en otro artículo.

Como aún somos pequeños, estos gastos creemos que no afectan a la economía de la empresa pues asumimos están implícitos. ¿En dónde? Quien sabe… el chiste es que no los contemplamos y por eso damos por hecho que el costo neto de realizar nuestro producto o servicio es muy bajo. Es entonces que nos pasa por la mente que seremos más grandes que cualquiera que sea nuestra competencia porque usaremos al “precio bajo” como arma ultrasecreta.

Eso me pasó a mí y muchas otras personas. Afortunadamente aprendí con el tiempo y la experiencia de regarla una y otra vez.

El primer problema con el que me topé fue que algunas personas que vendían productos similares al mio se quejaban porque yo vendía más que ellos. Y siendo honestos… ¿A quién en realidad le encanta que su competencia venda más? Obvio, a nadie. Lo que yo no sabía es que en el comercio de cualquier tipo hay reglas y una de ellas es “Evitar la competencia desleal”. Por muy ridículo que suene, el dar más barato que los demás se considera desleal porque nuestros oponentes no pueden bajar sus costos debido a sus procesos de producción ya establecidos. Así es, si tú quieres vender y no ser atacado por estar siendo un mal competidor, asegúrate de analizar primero cual es el común denominador en los precios de productos o servicios como el tuyo. A menos que ofrezcas algo que nadie más ofrece, tienes el derecho de venderlo al precio que te plazca ya que no tienes oponente y quien venga a entrarle al ruedo s tendrá que acoplarse a ti. Claro que no todos ofrecen un precio exactamente idéntico pero sus números están muy cerca.

El segundo problema es que tu producto podría dar la impresión de no ser tan bueno. Vivimos en una cultura en la que asociamos lo bueno con “caro” y lo malo con “económico”. Procura que la linea de productos a la que estás asignándole un valor coincida con la calidad que tiene y al público al cual se lo quieres vender.

El tercer problema es que si tenemos éxito, la demanda crecerá y con ella crece el tiempo de producción y llega el momento en que uno solo no se da abasto para darle salida a todos los pedidos y puede que quedemos mal porque no entreguemos a tiempo o que entreguemos resultados de menor calidad. Me refiero a que requeriremos pagar mano de obra. A menos que no quieras crecer entonces omite este comentario.

Por último y al menos en mi caso, tuve el problema de la expansión a nivel nacional. Empezaron a buscarme empresas de otras partes de la República Mexicana y como ya eran más grandes requerían factura y por supuesto que yo no había incluido los impuestos a mis costos.

Cuando todos estos factores se juntaron, hicieron un ruido tremendo en mi cabeza y no me quedó de otra más que aumentar mis precios ya que mis costos de producción lo hicieron también.  Esto no agradó a mis clientes y perdí a la mayoría, sólo unos pocos se quedaron pero con el tiempo llegaron nuevos. Los que se fueron es porque también afecté a sus costos y ya no les convenía comprar conmigo.

Hoy en día es una bendición que me haya pasado todo aquello pero en su momento créanme, fue todo un calvario pero agradezco que me haya pasado cuando era un negocio más chiquitito.

El truco que puedes utilizar son los fabulosos descuentos. Ya que tú puedes dar un precio más bajo, no tendrás pérdidas si le das este plus a tus clientes, de cualquier manera ya estás ganando lo que consideras justo desde un inicio.

Espero esta información haya sido de ayuda para tí.

Te deseo éxito en todo lo bueno que hagas.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario