Otra vez, la primera vez

Anoche, como muchas otras veces, llegó a mi mente una “muy buena idea”. De esas ue siento que son la ¡IDEA GANADORA!

Esta es la tercera o cuarta ocasión en que intento escribir un blog. En las oportunidades anteriores me parecía muy complicado hacerlo, no tenía ningún tema aunque pensaba que si. Me emocionaba imaginar durante el día que me sentaba por la noche a escribir libremente mientras las ideas eran tantas que necesitaba hacerlo tan rápido porque de lo contrario podría perder algo demasiado bueno.

La realidad era muy distinta. Sentada frente a mi computadora, las palabras no surgían. Recordaba mi día y la sensación de escribir, pero ¡oh, sorpresa! Durante todo mi imaginario no jamás se me ocurrió alguna idea en concreto.

Cuando por fin lograba bajar algo, consideraba que no era suficientemente bueno y lo borraba unos días después de publicarlo. Era raro porque si tenía algunas visualizaciones orgánicas y otras que venían de mi página de Facebook. Como sea, fue el blog que nunca se logró.

Hoy en día, no es que haya viajado y conocido a personalidades importantes como para tener miles de anécdotas que contar y consejos para ofrecer. De hecho, paso mucho tiempo en casa trabajando y es de lo que vengo a platicarte.

No es culpa de la Pandemia. En realidad, ese desafortunado evento logró darme la confirmación de que mi línea de trabajo tiene mucho futuro y laboralmente dejó un enfoque muy positivo en mí. Mis ventas crecieron, mis videos llegaron a más personas y mi sitio web consiguió el doble de tráfico de lo habitual. En pocas palabras, mis ingresos subieron y mi estado anímico también.

Poco tiempo antes dejé el negocio de las cajitas para repostería y eventos. Aunque me gustaba, no era muy lucrativo ya que no tenía muchas posibilidades de hacer que creciera debido al espacio de trabajo que era limitado. Claro que había muchas maneras de hacerlo, pero no las encontraba en ese momento y poco a poco todo se vino abajo. Ya había comenzado con mi canal de YouTube unos dos años atrás pero no hice mucho por él, además, no tenía tiempo. Terminaba muy cansada por la noche y lo único que quería era dormir.

Un día, subí a mi sitio web (aquí) algunos de los moldes de las cajitas que hacía. La idea consistía en atraer a la gente para que compraran las cajas, pero eso no sucedía. Lo que si sucedió fue darme cuenta de que ya contaba con una audiencia suficiente como para monetizar con anuncios mi sitio y así empecé a investigar como hacerlo. Hoy mismo, continúo usando esa herramienta. Seguro que ya lo notaste.

Hay mucho que me gustaría hacer, de hecho, lo he llevado a cabo. El problema ha sido que lo voy dejando en el camino porque surgen nuevas ideas y llega un momento en que no encuentro cómo hacer que se conecten. Según yo, anoche llegó a mí la iluminación divina y ahora tengo la respuesta. ¡Jajajajajajajaja….!

¡Si! Te advierto que me río mucho y bastante fuerte.

Te cuento. Según yo, la idea es la siguiente:

  • En mi sitio web “jackelinevallejo.com” pondré mi tienda oficial de recursos digitales para diseño. Todo el texto será en español.
  • Mi tienda en Etsy “JallyDesign” será para venta internacional y seguirá estando en inglés. Los productos son los mismos que en la tienda anterior.
  • La segunda tienda Etsy “GorditaColor” también es de recursos digitales para diseño pero con un estilo diferente que me permita explorar otro estilo creativo.
  • JallyStationary” es la tercera tienda en Etsy y aquí ofrezco papelería lista para que la imprimas en casa. Inicié con hojas decoradas en tamaño carta.
  • Facebook, Instagram y Tik Tok me ayudarán a comunicarme en el día a día contigo.
  • En mi canal de YouTube me gustaría platicarte de los materiales y herramientas que uso para trabajar realmente. Creo que podría ser algo muy similar a lo que hago aquí, pero en un formato visual y menos detallado en cuanto a lenguaje verbal. Digo, sé que hay personas a quienes no les gusta leer.
  • Aquí te contaré con lujo de detalle qué es lo que pienso, cómo le hago para resolver algunos conflictos internos relacionados con mi trabajo y en general, todo lo que se me vaya ocurriendo. La verdad es que para mí es terapéutico.

Por lo pronto, aquí lo voy a dejar para evitar que la idea me parezca abrumadora. Iré a poner una lavadora y después a hacer algo de ejercicio y te juro que después si me baño.

¡Hasta mañana! (tal vez)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.